Seleccionar página

Hay días en que nos sentimos agotados, irritables, cansados, sin ganas de trabajar o emprender proyectos. Vemos todo tan desolador, el horizonte no nos ofrece esperanza. Un consejo que recibí y me pareció muy oportuno para compartir es tener espacios para no hacer nada, para descansar, para olvidar el ser productivos, el estar ocupados. Simplemente disfrutar el estar vivo, ser conciente de la respiración, cerrar los ojos, hacer una siesta, dejar la mente en calma, abandonar toda preocupación por pensar, por hacer.

Es increíble los cambios que se pueden experimentar cuando se descansa, cuando se da un respiro, cuando no se hace nada.

Esto puede ser contrario a lo que hemos dado por cierto durante muchos años, en los que nos hemos acostumbrado a estar demostrando que somos útiles, productivos, que todo el tiempo hacemos actividades.

Darnos el permiso de tener espacios donde no hagamos nada, es confiar en que todo estará bien, en que renovando fuerzas podremos encontrar los recursos que necesitamos y sonreir nuevamente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, click en el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Tips para organizarte.

Infografía con 5 ideas para mejorar tu calidad de vida.

Revisa tu correo, tu regalo va en camino.

Share This