Seleccionar página

Para conservar la salud mental, una recomendación de los médicos es orar, por la mañana y por la noche. Comenzar el día dedicando unos quince minutos a rezar, a hablar con Dios, a encomendar la jornada que iniciamos. Y al final del día, volver a orar, entregando lo que hemos vivido, depositando en Dios nuestras preocupaciones, sentimientos, lo que experimentamos y de este modo ir a dormir sin cargas, relajados, dispuestos a un buen descanso. Es maravilloso porque te sientes acompañado, liberas tensiones, despejas tu mente, recuerdas lo importante y trascendente, recibes mucho amor. A veces por las prisas, por el pensar que no tengo tiempo dejo a un lado la oración, y empiezo a creer que voy sola en todo, que las soluciones debo encontrarlas por mi propia cuenta y olvido que tengo a Dios siempre dispuesto a ayudarme, a escucharme, a caminar conmigo. Orar por la mañana y por la noche, un regalo para tu alma, un descanso para el espíritu.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, click en el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Tips para organizarte.

Infografía con 5 ideas para mejorar tu calidad de vida.

Revisa tu correo, tu regalo va en camino.

Share This