Seleccionar página

En estos tiempos, la incertidumbre parece notarse más. Sentimos la fragilidad de la vida, todo puede cambiar en un instante. Esta semana, recibí un consejo admirable de mi confesor, vivir la vida intensamente. Ciertamente, la vida es frágil y no sabemos qué pueda ocurrir. Más, podemos vivir alegremente, con intensidad, disfrutando el tiempo presente, sintiéndonos amados por Dios y dejándonos amar por El. Tal vez siempre ha sido así, la vida frágil, incierta, sin control sobre la mayoría o todas las cosas, sólo que no nos percatábamos tan seguido de esto. En la etapa del nido vacío, cuando la casa comienza a sentirse tan sola, es posible también vivir con intensidad, disfrutar, plantearse nuevos escenarios. La relación con los hijos y el cónyuge cambia, pero puede ser para bien, para una mejor y más profunda comunicación. Todo lo que viene está bajo el cuidado de Dios y El es inmensamente bueno.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, click en el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Tips para organizarte.

Infografía con 5 ideas para mejorar tu calidad de vida.

Revisa tu correo, tu regalo va en camino.

Share This